El diseño de VÍA SIETE se ha desarrollado en consonancia con la riqueza, diversidad y significado del bosque en el que se inscribe. La construcción ha preservado los árboles que se encontraban y que datan de muchas décadas, respetando así la naturaleza y serenidad del conjunto.