La originalidad de VÍA SIETE se basa en una combinación de factores como el respeto por las características del terreno; una distribución orgánica, dotada de espacios públicos y plazas; una solución arquitectónica cuidadosamente planificada con un estilo clásico que alterna constantemente con elementos modernos; la incorporación del arte en los espacios públicos; la calidad óptima en los exteriores, interiores y acabados; áreas comunes cuidadosamente concebidas; y una nomenclatura original y sofisticada.

VÍA SIETE es un complejo habitacional de 20,459 metros cuadrados de construcción, con 6 casas y 4 diferentes edificios de seis y siete niveles. El área del terreno es de de 13,259 varas cuadradas. Las áreas comunes cuidadosamente concebidas, se articulan gracias a VÍA SIETE, la calle principal, que conecta edificios, casas, áreas verdes, jardines, piscina, gimnasio, salón social, centro de negocios y otros. El total de áreas comunes es de 7,848 varas cuadradas, sin incluir vestíbulos ni corredores, lo que equivale al 59.2 por ciento del área total del terreno.

VÍA SIETE está provista de un elegante conjunto de plazas de un alto sentido estético y recreativo, de modo que los edificios, casas y áreas verdes comunes quedan situados en espacios con una colección permanente de plástica contemporánea. Entre estas se encuentran: la Plaza de la Letras, para disfrutar de la lectura al aire libre; la Plaza de Transmisión del Conocimiento, rodeada de árboles y bambú; la Plaza de la Familia, de formato semicircular; la Plaza de la Ciudad, con una interesante pieza escultórica; y la Plaza de los Niños, con una obra artística de carácter lúdico.